Gato hidráulico de botella

Gatos hidráulicos de botella para talleres profesionales



Gato hidráulico de botella

Un gato hidráulico de botella es una herramienta ideada para la suspensión de automóviles para facilitar su reparación en un taller mecánico.

Todo gato hidráulico está compuesto por varias partes, la cabeza con rebordes circulares que es la encargada de reducir las posibilidades de deslizamiento, la cámara de alta presión y el pistón rectificados. El pistón suele tener extensión que ayuda a llegar a lugares de difícil acceso y elevar la pieza a tratar aún más alta para máxima comodidad. Otra pieza imprescindible de un gato hidráulico de botella es el cilindro, este se ocupa de contener el aceite y es importante que se encuentre libre de suciedad para garantizar un funcionamiento óptimo del aparato.

Para que el gato hidráulico de botella haga su función de levantar el vehículo es imprescindible que cuente con un elemento capaz de sujetar la pieza que se ha de tratar y que, por supuesto, se accione el mecanismo pata bombear aceite y elevar el pistón.

Una vez realizado el procedimiento se deberá accionar la válvula de alivio que libera la presión acumulada y provoca que el pistón descienda.

A diferencia de los gatos hidráulicos de carretilla, los gatos hidráulicos de botella presentan un espacio más reducido y compacto y, por lo general, son capaces de levantar mayor peso. En nuestra tienda online puedes encontrar gatos hidráulicos capaces de sostener hasta 50 toneladas, pero también contamos con otros modelos más reducidos y menos potentes que con capacidad de sujeción de 2, 3, 5 kilos. Encuentra todos los modelos en nuestro catálogo y hazte con el que más se adecue a las necesidades de tu taller y el tipo de coches con el que trabajes.

Otra herramienta hidráulica que puede ser de utilidad para complementar al gato hidráulico de botella es la dobladora de tubos, una máquina especialmente diseñada para talleres de coches profesionales.